CARGANDO

Escribe para buscar

Experiencias

Acto conmemorativo de la primera sesión de Psicodrama. 1921-2021 AEP

Compartir

10 de abril de 2021

Coordinanción: Patricia Boixet
Relatora: Carolina Becerril Maillefert

EL ANFITRION – 1° ABRIL 1921

Me encuentro caminando con todo el tiempo del mundo. He decidido salir para ver que descubro. No tengo ninguna meta, ningún camino preciso…camino para ver que encuentro.

Estoy abierta a las sorpresas, a lo inesperado.

Me doy cuenta por el lugar en el que deambulo que tengo dos opciones: tomar el camino del puerto en donde hay uno que otro barquito atractivo, El otro camino me ofrece la ciudad.

Me decido repentinamente y de manera intuitiva tomo el camino del puerto. mientras camino me viene a la mente una canción infantil francesa “Veux tu monter dans mon bateau?”. “¿Quieres subir a mi barco?”.

Recuerdo la voz de Anne Silvestre, voz alegre, clara, me vienen las palabras a la memoria:

a. ¿Quieres subir a mi barco?

b. No, tu barco no es lindo

a. ¿Quieres subir a mi barco? Le pondré una bonita lampara

b. No, tu barco no es lindo

a. ¿Quieres subir a mi barco? Le pondré una linda jaula con un pájaro de mil colores

b. No, tu barco no es lindo

a. ¿Quieres subir a mi barco? Le agregaré lindos colores para que sea más alegre

b. No, tu barco no es lindo Fastidiado el marino agrega…

a. Entonces, le pondré el diablo para que te tire al agua

b. Tu barco es lindo. Quiero subir a tu barco, tu barco es lindo

 

¿Porque esta canción la relaciono con el inicio de la reunión a la que hemos sido convocados e invitados por la presidencia de la AEP?

Hemos recibido un correo indicando el día y la hora de la reunión por medio de ZOOM. La reunión, debido a la pandemia que nos tiene prohibido reunirnos por riesgo del contagio del COVID 19, las reuniones en presencia están prohibidas se conviene una reunión por el zoom.

Poco a poco la pantalla se va llenando de caras, de sonrisas, de encuentros, de saludos por el placer de reconocernos y de hacer nuevos contactos, todo esto a través de internet. Cuando el grupo se ha completado inicia la reunión.

La consigna es recordar el año en que por primera vez nos encontramos con el psicodrama. Agregar este dato a nuestro nombre en la pantalla. Manera de estar visible por todos los participantes.

Primeramente quiero aclarar porque he dado el título de El anfitrión a este relato. Nuestro anfitrión es Jacob Levy Moreno. Moreno, quien por su inquietud por lo social, su oposición a la metodología psicoanalítica, ya conocida y practicada en la época en la que él se encuentra en Viena, años 20’s. El psicoanálisis, metodología que percibe elitista. Moreno por su astucia y creatividad introduce la acción al mundo de las terapias.

Si de metáforas se trata veamos en esta canción de Anne Silvestre una similitud con cada uno de nosotros, los que participamos a esta reunión de la que intentaré hacer el siguiente relato.

Me parece que lo que nos hizo iguales es que en un momento decidimos “echarnos al agua”. Pasar de la palabra a la acción, mojarnos hasta los huesos para descubrir en nosotros mismos los efectos del psicodrama.

Este será el relato de los que nos reunimos vía zoom. Nueva tecnología que ha llegado para quedarse durante y después de la pandemia, COVID 19. Pandemia que durante muchos meses nos tuvo a ¡!!todo el mundo!!! encontrando nuevas maneras de comunicar.

Así pues nos reunimos colegas psicodramatistas de varias ciudades de España. Francia también participó, México se agregó. Estas convergencias por zoom estaban para comunicar y festejar los 100 años del inicio del psicodrama, el día 1° de abril de 1921 en Viena.

Es curioso reunirse a través de una pantalla, único medio de comunicación. Cierto cada cuadro/pantalla es una persona, cada persona es un alma, un espíritu, cada alma es un cerebro, cada cerebro es un relato, una historia. Así pues nuestros cerebros con su cualidad creativa aprendida por la práctica del psicodrama, se pusieron a hacer conexiones. Télés, ¿quizás? o seguramente!

A pesar de la distancia geográfica de cada uno de los participantes y de la frialdad de una pantalla las emociones de los relatos fueron creando una sensación de comunidad. Todos los presentes (¿) bueno… en la pantalla… compartíamos la misma pasión por el psicodrama que se asemeja por los relatos que van a continuar a un encuentro con lo inesperado.

El encuentro fue organizado por Miryam Soler, presidenta de la AEP y Patricia Boixet. Me han pedido que haga el relato del Encuentro para llevarlo a nuestra revista, “La Hoja”.

Espero en este relato ser lo más fiel a lo que los colegas psicodramatistas compartieron con la misma pasión que requiere la práctica de nuestra profesión.

Miryam inicia nuestra reunión narrando los acontecimientos del día 1° de abril de 1921 en el Komedian House de Viena, teatro que alquila Moreno para una representación a la que invita a hombres de la política y diferentes actores de la Viena de la época.

Al respecto Moreno dice: “El psicodrama fue gestado en Europa, nació en América”.

Una vez la consigna dada, anotar en la pantalla el año del encuentro con el psicodrama, aparecen fechas en cada pantalla: 1977, 2004, 2009, 2015, 2013, 1986, 1996, 1991, 2019, 2017, 1991, 1999, 2017, 2004, 2006, 1986 (este año aparece en varias pantallas).

La siguiente consigna, propuesta por Patricia es escribir en el chat con una palabra o frase lo que se produjo en este primer encuentro van apareciendo palabras, frases: aguas turbulentas, alegría, atracción, impactada y brutal, sorpresa, aventura, extraño, encanto, hacerlo más fácil, recorrido, viaje interestelar, magnetismo, curiosidad, fascinación con esperanza, magia grupal, una escena primigenia, desencuentros, el reencuentro con lo profundo del sentir, super- visión, un proceso de amor y dolor, de clarificación sociométrica, entendí quién era yo para ella, quiebre, te enamoras, te rompe esquemas.

Se agrega la opción de la pizarra blanca para escribir o dibujar (agrego fotos de lo dibujado y escrito en la pizarra).

Regresando a nuestra metáfora del barco veamos que actitud implica esta decisión.

Decidirse a embarcar representa estar dispuesta (o) a encontrar y vivir momentos de tormentas, momentos tranquilos, enfrentar los caprichos de la naturaleza, las dificultades para cambiar lo que por años nos ha funcionado más o menos bien. Enfrentarse a la dificultad de la espontaneidad, de lo desconocido, del cambio.

A propósito de la Espontaneidad Moreno la define de esta manera: “dar una nueva respuesta a una antigua situación”.

El momento de la pizarra blanca fue excepcional, todos estábamos a la tarea, todas y todos tomamos muy en serio este momento.

El silencio, nuestro silencio era la creatividad puesta en marcha, era impactante, sorpresivo. Era como estar en un recinto sagrado al que hay que dedicarle reflexión, introspección. Ese momento que Zerka describe como “la imaginación activa”.

Estábamos y no estábamos, compartíamos y al mismo tiempo cada uno de nosotros se encontraba conectado con su interior, con nuestra alma, nuestro espíritu tratando de encontrar las palabras o la frase que mejor definieran este encuentro tan decisivo en nuestras vidas intimas, personales, sociales y, profesionales.

Escribir la fecha en la pantalla, agregar por el chat una frase, una palabra relativa al encuentro con el psicodrama, la presentación de la pizarra blanca. Todos estos ejercicios propuestos por Patricia nos han servido de caldeamiento. Ahora vienen en masa los recuerdos. Surgen nombres de maestros, ciudades, congresos. La oportunidad de ser protagonista, el rol de yo auxiliar, pertenecer a un grupo que con la simple mirada está acompañando al protagonista en su recorrido de vida, en esa escena traumática que urgía revivir para resolverla.

Moreno nos dice “la segunda vez es la solución de la primera vez”.

Surgen nombres de ciudades se habla de Sao Paulo denominándola, “la salud mental desde la alegría”. En un taller intimista una participante fungió como la nieta de Dalmiro Bustos.

Surge la pregunta: ¿cómo nos hemos construido? Ahora utilizamos las nuevas tecnologías por ejemplo el Power Point para presentar nuestros trabajos, tesis. ¿qué habría hecho Moreno?

A esta pregunta surge el comentario de Carolina, quien participó a la reunión zoom organizada por la ASGPP a la celebración de los 100 años de la creación del psicodrama. Jonathan Moreno, hijo de Zerka y Moreno comentó: “Mi padre era muy poco hábil, nunca aprendió a manejar”. Jonathan actualmente es profesor a la Universidad de Philadelphia. Entre otros escritos tiene: “Todo el mundo quiere ir al cielo, pero nadie quiere morir”. Un libro reciente, The impromptu man.

Surgen nombres de maestros, Dalmiro Bustos, Pablo Población, Rojas Bermúdez.

Y la reunión zoom continua, los participantes ávidos de traer al grupo las memorias comienzan casi casi en el estilo “asociación libre” otras frases: resolví el problema con mi madre, una sesión de psicodrama toda la clase terminó llorando, quiebre, te enamoras sin buscarlo, te rompe esquemas. Talleres, congresos, nuevamente vienen los encuentros; las experiencias en presencial. Como se crean vínculos a pesar de las distancias. Se facilita la reconciliación, mirar las sonrisas. Se vive también en la alegría.

Recordemos el epitafio que Moreno pide a Zerka: “Quiero ser recordado como aquel que trajo la risa a la psiquiatría”

Y siguen los aportes: recuerdo la dificultad para traer imágenes, ya no es así! He encontrado la pieza que me faltaba, grandes cambios, los pacientes psiquiátricos los llegaba a odiar, me mostraban su lado oscuro, al aprender el psicodrama me enamoré de los pacientes. Nos ha dado la posibilidad de trabajar en grupo, los recuerdos son retazos de vida. Cuanto tiempo y cuanta gratitud, la vida es larga y a la vez tan corta como este momento que estamos compartiendo. La acción me ha ampliado la mirada.

Surge una voz a las que varias otras se unieron: ¿qué diría Moreno si nos escuchara?

Esta pregunta me sirve de argumento para terminar este relato. Es el momento de introducir la parte final del libro IMPROMPTU MAN. Jonathan Moreno establece un dialogo con Moreno (su padre). Jonathan inicia el dialogo de esta manera:

J.D.M.: bueno, este es el libro. ¿Qué piensas?

J.L.: pienso que has hecho un buen trabajo aunque tu madre merece un gran reconocimiento por haber traído mis ideas al mundo

El dialogo continua…termina de esta manera:

J.D.M.: entonces ahora dime qué lugar ocupas a ti que te gustaba jugar a ser dios, ¿qué pasa en donde te encuentras ahora? Tienes compañía en ese departamento

J.L.: digamos simplemente que nos miramos ojo a ojo

J.D.M.: y, ¿para nosotros que seguimos en este mundo? ¿tienes algún consejo que darnos?

J.L.: recuerden que la espontaneidad y la creatividad es lo que el mundo necesita

J.D.M.: esperaba que dijeras esto.

Finalizo este relato corroborando que a través de lo descrito y transcrito por este ENCUENTRO hemos fielmente cumplido con lo que NUESTRO MAESTRO Y ANFITRION espera de nosotros.

Temas